Carta para un padre ausente

No  te diré papá, porque papá es el que cría, educa a su hijo;  solo te diré  PADRE.  Si tú has pensado alguna vez en estos años, que yo te he extrañado, que yo he querido que tú me cuentes algo de tu familia, que he querido verte, no estás equivocado, eso es si alguna vez has pensado en mí como hijo, como semilla tuya, como prolongación  de ti.  Sí,  llevo tu apellido porque te casaste con mi madre, yo creo que si fui engendrado, habrá sido por amor, porque con mi madre se amaban, lo que haya pasado entre Uds., lo pagué yo ,¿  cuantas veces me viste cuando era niño, alguna vez estuviste a mi lado  si yo enfermaba,   viste cuando se me cayó mi primer diente, me fuiste a dejar alguna  vez al jardín infantil,  cuando me gradué del  4to medio,  fuiste a mi graduación?  No, No, No,  Tantas veces que he querido conversar contigo, los temas que hablan los padres con sus hijos,  pero no estabas, tantas veces que  quise contarte mis logros, alguna travesura,  que me enamoraba de alguna niña, no estabas, ¿Te acuerdas cuando mis abuelos me llevaron a tu casa?  No era por el simple hecho de que te viera, era que en el colegio el sicólogo habló con mis abuelos, para que yo cerrara de una vez el circulo de mi evolución de crecimiento, porque yo aunque no hablaba del tema, tenía necesidad de conocerte, de hablar contigo, tú pensarás que sí te conocía, pero  ¿a los dos años un niño conserva   imágenes, que después ya no ve?  Eso fue lo que me pasó, para mí eras un extraño,  sí, te vi otra vez, cuando mi madre te demandó por alimentos, pero fue de lejos, porque no te acercaste a mí! Que triste papel de padre has sido.  Siguiendo con el tema, de cuando fui a tu casa, me llenaste de elogios, que estaba muy bien, que era buen mozo, etc., etc.  Como me hubiera gustado que me regalonearas un poco. Me explicaste que me dejaste con mis abuelos, porque tenían mejor situación que tú y podía crecer mejor y con más oportunidades en la vida. Se también que vives en otra provincia, pero queda solo a 1 hora  de donde yo vivo,  y me dijiste que desde esa fecha nos íbamos a ver con frecuencia, que me ibas a llamar  por teléfono, de eso han pasado  6 años, por lo que saco por conclusión , que no has tenido dinero para el pasaje, que no has tenido dinero para una llamada de teléfono, en fin me doy miles de excusas, solo para no pensar , que sencillamente no has querido verme , que no me quieres y que soy un accidente en tu vida.  Ya tengo 22 años, podría decirte que no te necesito, que no quiero  pensar en ti como mi padre, que no me has hecho falta, pero no puedo renegar de mi sangre, soy tu hijo, y tú eres mi padre, pero no  puedo llamarte  “papá”   

|

Comentarios

De todo hay en la viña del Señor. Viví sin padre ni abuelo y mucha falta me hicieron. Solo la educación cicatriza esas enormes heridas. ¿Qué culpa tiene algunos de nacer sin esa protección?
Así es la vida, pero gracias a Dios está la resiliencia, que se da ahora con apoyo familiar y profesional.
Creo es también error de la mala educación que tenemos al carecer de contenidos sobre la formación del paternalismo que debiera enseñarse a todos los varones desde el pre kinder a la enseñanza media.
Sin embargo la maternidad es inherente a la mujer. Creo modestamente que ahí esta el problema.

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar