Atención del auxiliar de enfermería del paciente con oxígeno

MÉTODOS DE ADMINISTRACIÓN DEL OXÍGENO, PRECAUCIONES Y MÉTODOS DE LIMPIEZA DEL MATERIAL
 Métodos de administración de oxígeno y precauciones
 Fuentes de oxígeno.
 Técnicas de oxígenoterapia.
 Medidas de seguridad.
Métodos de limpieza del material.

Conocemos por oxigenoterapia la administración de oxígeno gaseoso a un enfermo con el fin de restablecer los niveles de este gas en la sangre.

El aire atmosférico llega hasta los pulmones y es en los alveolos donde se produce el intercambio gaseoso entre este aire y la sangre. El oxígeno es transportado por la sangre hacia los tejidos del organismo y es utilizado a nivel celular con la consiguiente creación de dióxido de carbono, que a su vez pasa a la sangre y es transportado por ella hasta los alveolos, para expulsarse al exterior. El movimiento de gases que se produce a nivel alveolar se produce por el fenómeno físico de la difusión, debido a la diferencia de presiones de los gases.


 Métodos de administración de oxígeno y precauciones

 Fuentes de oxígeno.

Antes de ver los diferentes métodos que se van a utilizar para administrar oxígeno, es necesario conocer las diferentes fuentes que tenemos para conseguir este gas.

Básicamente tenemos 2 formas diferentes de almacenar el oxígeno:

Central de oxígeno.

Este es el sistema que se encuentra instalado en los hospitales. El oxígeno se encuentra centralmente almacenado y sale del depósito central por medio de un sistema de tuberías. En las habitaciones de los hospitales se encuentran unas tomas de oxígeno en la pared, junto con unos manómetros que nos dan la presión a la que está ese oxígeno. Para la utilización del oxígeno será necesario un caudalímetro o flujómetro (fig. 1), en el que podemos regular los litros/minutos de oxígeno que suministramos al paciente (flujo), unido a un frasco de humidificación, con el que se consigue que el gas se humedezca y se asemeje más al ambiente.

CON HUMIDIFICADOR.

Medidor calibradoVálvula de control de flujoTubo hacia el paciente
Frasco de humidificaciónAgua estéril.

Tanques o balas de oxígeno.

Son cilindros de acero que contienen oxígeno a una presión superior a la atmosférica y a una temperatura de 21 ºC. Posee un manorreductor, que es una esfera graduada que indica el volumen de gas en su interior. Si la bala está llena, la esfera marcará una presión máxima; si por el contrario está vacía, marcará el mínimo, que nos indicará la necesidad de reemplazar la bala por una nueva. Al igual que con la central de oxígeno, necesitaremos de un caudalímetro y del frasco humidificador para hacer uso de las balas de oxígeno.

Técnicas de la oxigenoterapia.

Tomaremos las siguientes medidas antes de comenzar el suministro de oxígeno:Comunicar al enfermo en qué consiste la técnica que se le va a aplicar.Si no está contraindicado por la patología del paciente, se le subirá para que adopte la posición de Fowler, ya que esta posición favorece la respiración.

Informar a las personas que se encuentran en la habitación que el oxígeno es un gas inflamable, por lo que no se permitirá fumar en la habitación ni conectar nada a la red eléctrica próximo a la fuente de oxígeno.

Poner agua estéril en el humedecedor del caudalímetroColocar el suministro de acuerdo al flujo indicado por el facultativo.

Los medios más usuales de suministro de oxígeno son:

Cánula nasal o gafas nasales.

Se trata de unos dispositivos sencillos y cómodos que tienen 2 cánulas de 1.5 cm aproximadamente, que sobresalen de un tubo preparado y se insertan en los orificios nasales. Este método se emplea cuando el paciente necesita una concentración de oxígeno baja. La cánula nasal permite al paciente cambiar de posición en la cama, toser, hablar y comer sin interrumpir la inspiración del gas.

Se trata de un método seguro y sencillo, cómodo y aceptable para el paciente.

Catéter nasal.

Se usa con menos frecuencia que las cánulas nasales. El procedimiento implica insertar un catéter por una de las fosas nasales hasta la orofaringe.

Debe cambiarse cada 8 horas y alternarse con el otro orificio nasal. Por este motivo, este catéter no es un método de utilización preferente, ya que su inserción puede ser dolorosa y producir traumatismos en la mucosa nasal.

Oxígeno transtraqueal.

Es el método de aporte de oxígeno para pacientes con enfermedades pulmonares crónicas en el que se inserta un catéter intravenoso de pequeño calibre directamente a la tráquea mediante una incisión quirúrgica en la región inferior del cuello. El oxígeno se libera directamente en el interior de la tráquea. Este sistema resulta necesario en los pacientes que precisan de un aporte de oxígeno continuo por diversas razones. No se da ninguna fuga de oxígeno hacia la atmósfera, como puede ocurrir con la cánula nasal, por lo que el coste del tratamiento es más reducido. Dado que el oxígeno se libera directamente por la tráquea y no desde la nariz hasta la faringe posterior y desde ahí a la tráquea, los pacientes consiguen una oxigenación adecuada con unos flujos más bajos y menos costosos.

Máscaras de oxígeno.

Son dispositivos utilizados para proporcionar oxígeno, humedad o calor húmedo. Su forma se adapta convenientemente sobre boca y nariz, y se fija en posición mediante una cinta. Hay, esencialmente, 2 tipos, de alta y baja concentración.

La máscara facial con una bolsa reservorio y la máscara de efecto Venturi pueden liberar concentraciones de oxígeno más altas. Ésta última es más frecuente que la primera. La mascarilla de efecto Venturi consigue concentraciones de oxígeno de 24 a 55 %, con índices de flujo de 2 a 14 litros por minuto, dependiendo del controlador de flujo que se elija.

La máscara facial simple se utiliza para oxigenoterapia a corto plazo. Se adapta de manera laxa y aporta concentraciones de oxígeno entre el 30 y el 60 %. Está contraindicada en pacientes con retención de dióxido de carbono.

Tiendas de oxígeno.

Es un sistema que hace circular aire filtrado y enfriado dentro de una cubierta de plástico, proporcionando una concentración moderada o baja de oxígeno.

Se trata de tiendas de plástico transparente que no permiten la fuga del gas que hay en su interior. Se usan en niños que no toleran las mascarillas.

Para montar la tienda:Conectar el tubo de salida a un recipiente.
Disponer la cubierta de plástico.Instalar al enfermo en la posición deseada debajo de la instalación.

Bajar la parte posterior de la tienda y pasarla por debajo del colchón, con lo que se logra una mayor impermeabilidad.

Conectar los tubos al manómetro de regulación de salida de la botella.

Recubrir y remeter todos los restos de la tienda y regular el débito.

Campana de oxígeno.

Se trata de una estructura de plástico o vidrio en la que se introduce la cabeza del paciente en el interior y se ajusta al cuello, por lo que permite un fácil acceso del enfermo. También es más utilizado en niños pequeños.

 Medidas de seguridad.

Hay peligros inherentes a la administración de oxígeno. Aunque el oxígeno en sí no es explosivo, si está sujeto a combustión. Esto quiere decir que ante una alta concentración de oxígeno, puede ocurrir una rápida combustión. Por lo tanto, es esencial que se tomen medidas preventivas importantes con objeto de evitar chispas o fuego en un ambiente donde se esté usando el oxígeno. Se enumeran a continuación algunas medidas de precaución:

Coloque un anuncio visible de no fumar en la puerta del cuarto del paciente, lo que alertará a todas las personas, incluyendo al paciente, a no fumar.

Inspeccione todo el equipo electrónico que se encuentra en las cercanías de paciente, con el objeto de detectar tomas de corriente defectuosas o alambres expuestos que puedan provocar chispas.

No permitir que el paciente use rasuradora eléctrica.

Evite el uso de cobertores de lana, pues suelen causar electricidad estática, que es otra fuente de chispas.

Debido a las concentraciones de oxígeno que se presentan con el uso de tiendas de oxígeno, se tomarán precauciones especiales para chispas o fuego. No se peine el cabello ni permita el uso de timbres dentro de una tienda de oxigeno cerrada.

Métodos de limpieza del material

Actualmente el mayor porcentaje de material usado en prestación de cuidados es de un solo uso, por tanto más que la limpieza interesa el procedimiento de eliminación.

En cualquier caso tanto para la eliminación como para la limpieza se deben seguir las pautas de cada centro y/o servicio de medicina preventiva o, en el caso  de no existir estas, las recomendaciones de uso y eliminación de los distintos fabricantes.

Mil besos con mucho cariño de Maria

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar