Atención al paciente encamado

Atención al paciente encamado: posición anatómica y alineación corporalProcedimientos mecánicos básicos.Movimientos articulares.Planos y ejes.Cavidades corporales. Movilizaciones.
Tipos de movilizaciones. Posiciones para la exploración.
 Posiciones más frecuentes.Procedimientos de preparación de camasRequisitos.Tipos de cama.Arreglo de la cama.Cama post-quirúrgica.Limpieza de lacama.Cambiosposturales Movilizaciones del paciente.pacientes encamados.Transferencias.Drenajes: Manipulación y cuidadosCuidados específicos de los drenajes. Técnicas de deambulación y de traslados.

Atención del auxiliar de enfermería al paciente encamado: Posición anatómica y alineación corporal

Es de suma importancia que enfermería, conozca y sepa manipular al paciente, para facilitar su recuperación.


Hay que conocer las distintas posiciones en que debe colocarse al paciente según las diferentes situaciones, así como las técnicas para movilizarlos.

 Procedimientos mecánicos básicos.

En el cuerpo humano se han establecido una serie de términos para que todo el mundo pueda orientarse de la misma manera.

Todo está en relación con la posición anatómica estándar, que permite describir los elementos anatómicos y mecánicos de una manera universal. Se determina por una posición invariable que se describe como la colocación del individuo en bipedestación con los pies paralelos y las palmas de las manos mirando hacia delante. Esto no implica que sea una posición de reposo.

 Posiciones básicas

Cada movimiento se inicia desde una posición de salida determinada y se acaba también con una posición concreta. Las posiciones básicas en las que vamos a poder trabajar son:

Bipedestación; a pié firme o de pié.

Sedestación; posición de sentado.

Decúbito supino: estirado boca arriba.

Decúbito prono; estirado boca abajo.

Decúbito lateral; estirado sobre un lado.

De rodillas.

 Términos de posición

Se utiliza para fijar la posición de estructura, caras y regiones del cuerpo.

Anterior o ventral; situado por delante. (rótula)

Posterior o dorsal; situado por detrás. (Nuca.

Lateral derecho o izquierdo, según sea hacia el lado del cuerpo.

Proximal; lo más cercano al tronco (la rodilla en relación al pié)

Distal; lo más alejado del tronco; (la mano con relación al hombro)

Medial o interna; lo más cercano al centro de un órgano (el corazón con respeto a los pulmones).

Movimientos articulares.

Los movimientos articulares más comunes en las articulaciones de gran movilidad son:

Flexión: desplazamiento del segmento corporal hacia delante. Como excepción se encuentra la rodilla.

Extensión: desplazamiento del segmento corporal hacia atrás.

Abducción (ABD): Desplazamiento del segmento respecto al eje corporal en dirección centrípeta.

Adducción (ADD) aproximación del segmento, respeto al eje corporal, en dirección centrífuga.

Rotación interna: movimiento que se realiza alrededor del propio eje de la extremidad en dirección interna.

Rotación externa: movimiento igual que en el anterior apartado pero en dirección externa.

Planos y ejes de movimiento

EJE: Es la línea alrededor de la cual se realiza el movimiento.

PLANO: Es la superficie que se halla en ángulo recto con el eje y en la que se produce el movimiento.

Eje sagital, es un eje en dirección antero posterior, divide el cuerpo en dos mitades derecha e izquierda, le corresponde un plano frontal, pasa por la sutura sagital craneana en sentido antero-posterior.

Eje transversal, es un eje en dirección izquierda -derecha o viceversa; divide en porción superior e inferior. A un eje transversal, le corresponde un plano sagital.

En el cuerpo humano podemos diferenciar tres partes: cabeza, tronco y extremidades; y cinco regiones craneal o cabeza, cervical o cuello, torácica, abdomino-pélvica y extremidades

 Eje vertical, en dirección de arriba abajo, que divide el cuerpo en dos porciones, anterior y posterior. A un eje vertical le corresponde un plano horizontal.

 Cavidades corporales

Se denomina cavidad corporal al espacio limitado que contiene órganos protegidos, separados, y sujetos a membranas. Las cavidades tienen la función de separar órganos, aparatos y sistemas, según su función.

Cavidad dorsal parte posterior: Craneal. Espinal.

 Cavidad ventral anterior: Torácica. Abdominal. Diafragma, separa la cavidad torácica. de la abdominal. Pelviana.

Región abdominal

Se ha dividido el abdomen en nueve regiones imaginarías, limitadas por cuatro líneas, dos horizontales y dos verticales, para facilitar la localización de los órganos abdominales.

Movilizaciones.

El reposo prolongado sea cual fuere el motivo, puede disminuir la capacidad de movimiento, su tono muscular y aparecen contracturas y atrofia muscular.

Es de suma importancia el saber utilizar la movilización o inmovilización del paciente para prevenir complicaciones y para favorecer su recuperación.

 Tipos de movilizaciones.

El tipo de movilización está en función de que el paciente puede o no por si solo, realizar los ejercicios, las clasificaríamos en:

 Movilizaciones activas.

Son aquel grupo de movimientos terapéuticos que el paciente desarrolla con una voluntad propia buscando el objetivo de su recuperación.

Son movimientos efectuados voluntariamente por el paciente, bien libremente o bien asistido. La realización de un ejercicio activo exige además de una respuesta física adecuada un proceso mental consciente y voluntario

La finalidad de estos movimientos no es sólo mantener y mejorar la movilidad, sino sobre todo realizar técnicas de fisioterapia para desarrollar la coordinación neuro muscular y mejorar la potencia.

Movilizaciones pasivas.

Es una técnica muy utilizada para mantener las estructuras articulares y musculares en las mejores condiciones fisiológicas, así como para mejorar el sistema vascular y la integración neurológica.

Son, pues, el conjunto de aquellas movilizaciones en las que no existe una actividad propiamente dicha por parte del paciente.

Para realizar este tipo de movilizaciones siempre es necesario el uso de ayudas externas.

Posiciones para exploraciones

El auxiliar de enfermería debe tener conocimiento de todas las posiciones que puede adoptar un paciente según las necesidades que éste presenta, así como de los cambios y otras movilizaciones de un paciente encamado.

Normas de la mecánica corporal

Hay una serie de normas generales para realizar las movilizaciones o transporte de un peso, con objeto de evitar la fatiga y la aparición de lesiones al profesional.

Retirada de todos los objetos que entorpezcan la maniobra.

Aumentar la estabilidad corporal, ampliando la base (abriendo pies, adelantando uno respecto del otro) y descendiendo el centro de gravedad (flexionando las piernas)

Utilizar los músculos mayores ( de los muslos y piernas) en lugar de los menores (espalda).

Al levantar un objeto del suelo, no debe doblarse la cintura, sino flexionar las piernas, manteniendo recta la espalda.

Deslizar o empujar requiere menos esfuerzo que levantar.

Girar el tronco dificulta la maniobra.

Se debe pedir ayuda, cuando la tarea suponga un riesgo para el paciente.

 Posiciones mas frecuentes

Decúbito supino o dorsal.

Decúbito prono o ventral.

Decúbito lateral.

De Sims o semiprona (intermedia entre decúbito prono y lateral)

De Fowler (semisentado con rodillas flexionadas 45º respaldo cama 45º)

De Trendelemburg (tumbado en decúbito supino, cabeza más baja que pies

De Morestín(parecida a la anterior, pero la cabeza más elevada que pies)

De Roser (tumbado sobre el dorso del cuerpo y cabeza colgando)

Ginecológica

Mahometana o genupectoral.

Procedimientos de preparación de las camas

El objetivo primordial es que el paciente, al ingresar, se encuentre con la mayor comodidad y seguridad. La cama, al tener que permanecer en ella muchas horas o permanentemente adquiere una gran importancia.

Una cama limpia, sin arrugas, y regulable, que permita cómodamente la movilidad, influye en el bienestar físico y psíquico

 Requisitos.

Los principales requisitos que debe cumplir la cama de un hospital son:

Longitud: Dimensiones estudiadas para el confort del paciente y la practica de cuidados: longitud 2.10-2.20 m, teniendo en cuenta la separación entre el cabezal y el colchón y entre el piecero y el colchón.

Altura: Variable, con una posición baja de 0.50 m hasta una altura superior a 0.90 m. Estas medidas, se refieren a la distancia desde el suelo a lo más alto del colchón. Las alturas intermedias deben ser obtenidas en cualquier punto.

La anchura mínima será de 1 m.

Elevación de la espalda: debe permitir la elevación desde el plano del colchón a 20º, 50º y 90º.

Elevación de los pies: desde el plano del colchón a 5º, 7º, 12º y 24º.

Movilidad: Debe poder desplazarse suavemente. Está provista de cuatro ruedas para facilitar su manejo.

Seguridad: estará equipada con barandillas de seguridad y un sistema de bloqueo de las cuatro ruedas.

El cabecero y piecero de la cama deberá quitarse fácilmente para facilitar el acceso hacia el enfermo

El colchón tendrá un espesor de 125 milímetros. El material puede ser diverso, como el látex o bien otros de origen sintético. Irá recubierto de una funda impermeable y lavable. Se debe disponer de colchones de agua o antiescaras según la patología del paciente o necesidad de la unidad de enfermería.

Accesorios: ha de permitir aclopar, palos de suero, bolsas de orina, drenajes etc.

 Tipos de cama.

Existen diferentes tipos de cama, según las necesidades del paciente:

Cama articulada: El somier metálico está formado por segmentos móviles que se pueden inclinar con ayuda de una manivela.

Camas ortopédicas: Se utilizan para pacientes con problemas ortopédicos. En la cama articulada, se adapta un marco (arco balcánico), que dispone de varillas situadas por encima de la cama, donde se colocan poleas por las cuales pasan cuerdas.

En uno de los extremos de la cuerda lleva una cincha forrada que se fija a la extremidad del paciente, terminando el otro extremo en una empuñadura al alcance del paciente, que al realizar tracción se levanta la extremidad.

El juego de diferentes cuerdas y poleas, permite asegurar la reeducación y movilización del enfermo.

Existen otros tipos de camas, de uso menos frecuente, que son:

Cama electrocircular. : Que permite cambiar de forma periódica la posición del paciente. Se utiliza en Unidades de Quemados.

Camas para servicios especiales: Existen en el mercado camas muy complejas diseñadas para servicios especiales.

 Arreglo de la cama.

Objetivo

Proporcionar higiene y bienestar al paciente.

Precauciones.

Respetar la intimidad del paciente durante toda la técnica, no dejándolo nunca totalmente al descubierto.

Evitar desconexiones involuntarias de sondas, catéteres, sueros etc. Al movilizarlo. Teniendo la precaución de moverlo lo menos posible.

Evitar las arrugas de la ropa de la cama. La presión y malestar que sufre el paciente son mínimos si las sábanas inferiores están tensas, evitando que irriten la piel y favorezcan la aparición de arrugas.

La sabana superior, debe estar libre y no ejercer presión sobre las extremidades del paciente, para así no limitar sus movimientos.

La ropa sucia que se retire, debe introducirse directamente en una bolsa. Esta ropa conserva microbios que pueden transferirse por contacto directo. Para evitar la contaminación, el Auxiliar de Enfermería, practicará el lavado de manos antes de hacer la cama y se colocará los guantes desechables Retirará la ropa sucia evitando el contacto con el uniforme y finalizado el servicio, se lavará nuevamente las manos

El carro de la ropa, se limpiará siempre antes de rellenarlo y no debe entrar en la habitación. Se dejará en la puerta.

En las manipulaciones de ropa, se debe tener siempre la noción del doble circuito (ropa sucia y limpia), no deben mezclarse.

Material

Funda de colchón: impermeable para proteger.

Sábanas: de tejido de algodón y sin costuras. Se utilizan:

Sábana bajera, que se coloca encima del colchón, enfundándolo.

Sábana intermedia (travesero), abarca la zona de tórax a rodillas, sirve de protección del colchón y sábana inferior, además de conservar al paciente más cómodo y seco.

 Sábana encimera

Manta, preferentemente de lana, que son calientes y no pesan, de color claro para que se detecte la más mínima suciedad y pueda limpiarse sin dificultad. La manta nunca debe estar en contacto con el paciente.

Colcha, de algodón, blanca preferentemente y de tejido fácil de lavar.

Almohada y funda.

Técnicas de desarrollo de la cama

La cama debe cambiarse completamente cada día, tras el baño o aseo del paciente.

Si es un paciente encamado o portador de drenajes, sondas, sueros etc., se cambiará el travesero o sábanas, las veces necesarias para su confort y así evitar lesiones cutáneas por rozaduras.

Antes de iniciar, se comprobará que esté preparada toda la lencería, tanto de la cama como de uso personal, pijama o camisón, toallas y las bolsas de recogida de ropa sucia, que se identificará siempre en rojo o negro según la enfermedad del paciente.

Hay tres técnicas para realizar la cama, según esté vacía, ocupada o post quirúrgica.

 Cama vacía

Se coloca la cama en posición horizontal y se retira la almohada.

Asegurarse de que el colchón está en buenas condiciones.

Colocar la sábana bajera encima del colchón en la mitad inferior, coincidiendo el doblez longitudinal de la sábana con el centro del colchón, el borde libre cuelga por los pies del colchón. Después desdobla hacia arriba la otra mitad de la sábana.

Los bordes correspondientes a la cabeza y los pies se meten debajo del colchón y para las cuatro esquinas, existe una técnica que deja la sábana completamente encajada.

Se levanta el borde lateral de la sábana y el sobrante se mete debajo del colchón.

Se dobla debajo del colchón el borde lateral.

El ángulo de sábana sobrante, cubre lo anterior, quedando una esquina correcta. Se denomina esquina en forma de mitra.

Colocar el travesero para que su doblez central quede en el medio de la cama, sus bordes laterales se meten de forma ajustada debajo del colchón.

Colocar la sábana encimera, que igualmente su doblez central quede en el medio de la cama, su borde superior coincidirá con el borde correspondiente del colchón. La parte inferior se fija debajo del colchón. Se realiza el embozo de unos 25 cm.

Si se precisa mantas o colcha, se colocaran sus bordes inferiores siguiendo la misma técnica que la encimera y el borde superior por debajo del embozo.

La sábana, manta y colcha, colgarán lo mismo de cada lado y no se remeterán los laterales.

Lo último en colocar es la almohada.

Cama ocupada

Antes de iniciar el servicio, se valora la situación del paciente para formar el equipo de enfermería necesario.

Se le informa de lo que se le va hacer para conseguir su máxima participación.

Se retira la almohada y se cambia la funda.

Para realizar la cama, se procede:

Por mitades longitudinales

Se lateraliza al paciente hasta el extremo de la cama, sujetándolo un auxiliar para su seguridad. La otra auxiliar, retirará en su parte libre las sábanas sucias y colocará en abanico hacia el centro la cama la sabana bajera y el travesero.

Por medio de un solo movimiento se voltea al paciente hacia la parte limpia. Se retira la ropa sucia, se estira la sábana limpia y el travesero, que deben quedar sin arrugas y se colocan las esquinas realizando los bordes mitra.

Se retira la sábana o toalla que cubría al enfermo.

Se coloca la sábana encimera dejando el esbozo en la parte superior y quedando holgada en los pies, para una movilidad mas libre. Se arreglan las esquinas y se coloca la manta y colcha si se precisa.

Se coloca la almohada.

En bandeja

Si el paciente está completamente inmovilizado, (politraumatizados, neurológicos etc.) se precisa un equipo de cuatro personas, colocadas en parejas en ambos lados de la cama para poderlo levantar en bandeja y colocar la ropa en la cama.

 Cama post-quirúrgica

Se realiza igual que la cama vacía, teniendo en cuenta las siguientes excepciones:

Se coloca en la cabecera un travesero, de modo que si se ensucia por vómitos, es tarea más fácil cambiar el travesero que la sábana bajera y no es tan molesto para el paciente postoperado.

La lencería superior no se mete debajo del colchón en el lado de los pies, para facilitar el paso de la camilla a la cama.

Se comprobará, que disponga de soporte de suero y que los sistemas de toma de oxigeno y vacío funcionen correctamente.

Limpieza de la cama.

La cama se limpiará una vez a la semana o siempre que quede libre con agua y jabón, secándola posteriormente con un paño seco.

El colchón se limpiará diariamente con un paño y si el paciente puede levantarse le daremos la vuelta.

Cuando el paciente es alta, se limpiará el colchón con agua caliente, jabón y una solución de lejía al 0,1 %.

Cambios posturales

El cambio postural es una medida que el equipo de enfermería pauta en función del plan de cuidados de cada enfermo.

Es aconsejable la participación del mayor nº de colaboradores, aumentando este en función de los requerimientos y gravedad del paciente.

De forma genérica se pauta en aquellos enfermos que provisional o definitivamente han perdido su autonomía y movilidad y se encuentran encamados.

Siempre se respetará la alineación corporal y se protegerán las partes catalogadas de más sensibles o susceptibles de lesionarse.

El ritmo y característica de los cambios se define en función del plan de cuidados de cada paciente.

 Movilización del paciente

Es imprescindible realizar movilizaciones periódicas a pacientes encamados o con grandes dificultades para realizar movimientos activos.

Pacientes encamados.

Se realizaran cambios posturales cada 2 horas:

Decúbito lateral (de lado): derecho e izquierdo.

Decúbito supino (boca arriba)

Decúbito prono (boca abajo)

Vigilar al paciente comatoso, con problemas de deglución o vómito, con problemas respiratorios ya que determinadas posturas no las tolerará.

Deben evitarse posturas incorrectas:

Evitar flexión excesiva de cabeza

Evitar la extensión excesiva de la cabeza

Evitar extensión de rodillas

Evitar rotación externa de cadera

Evitar la flexión plantar del pie (debe estar a 90º)

Evitar los brazos pegados al cuerpo

Una postura incorrecta podrá ocasionar:

Contracturas

Escaras

Deformidades

Acortamientos.

Para mantener una buena colocación del paciente podremos utilizar:

Almohadas

Sacos

Cojines

Férulas: antiequino

Antirrotación externa.

 Transferencias.

Son el cambio de posición del paciente.

Al movilizar al paciente para cambiarlo de posición siempre hemos de solicitar su participación, de forma que sea él, el que realice el esfuerzo. Así se estimulará su autonomía.

Si el paciente está incapacitado para ayudarnos, hemos de valernos de diferentes sistemas para moverlo, intentando que el auxiliar realice un mínimo esfuerzo.

Utilizaremos:

Sabanas
Grúas
Tablas

Es muy importante que el auxiliar no actué solo; en muchas ocasiones para levantar al paciente es necesario la asistencia de 2, 3, o 4 personas según características, por ejemplo obesidad, y según la transferencia a realizar, por ejemplo del suelo a la cama.

El auxiliar siempre debe realizar el mínimo esfuerzo, ya que una mala maniobra le puede ocasionar:

Contracturas
Hernias discales
Esguinces

La mayoría de las veces se trabaja a contratiempo y para evitar perder unos minutos, no se utiliza la grúa o no se espera la llegada de los compañeros, para realizar la maniobra.

Normativas a tener en cuenta:

Solicitar la ayuda del paciente

Enseñarle a usar las ayudas técnicas (asideros, triángulo etc...)

Esperar la ayuda de los compañeros


En caso de que un paciente se caiga, no querer incorporarlo de golpe (en caso de no controlarlo), sino sujetarlo y dejarlo suavemente en el suelo, a continuación pedir ayuda.

Utilizar siempre las grúas.

 Drenajes: manipulaciones y cuidados

Se denomina drenaje, al procedimiento técnico que permite y facilita la salida al exterior del organismo, de secreciones (pus, exudados, etc.), líquidos orgánicos (orina, sangre, bilis, etc.) e incluso aire (drenaje torácico) Es utilizado por casi todas las especialidades médicas y quirúrgicas.

Sus objetivos los describiremos en el cuadro siguiente:

Evitar el acúmulo de líquidos y gases en cualquier parte del organismo (cavidades, tejidos blandos, etc.)

Reducir los riesgos de infecciones.

Evacuar sangre y exudados.

Facilitar el control de líquidos y de gases, así como de sus características.

Facilitar la cicatrización de las heridas.


Los tipos de drenajes existentes, pueden clasificarse mediante distintos criterios, como son:

El mecanismo utilizado para el drenaje.

El circuito de drenaje.

Según el mecanismo que se utiliza para el drenaje:

Drenajes simples: drenan los exudados por capilaridad. Los líquidos pasan del lugar donde se han acumulado al exterior ayudados por la fuerza de la gravedad por medio de la capilaridad. Es conveniente que exista un desnivel entre la herida y el recolector (bolsa, frasco, etc.)

Los más utilizados son:

Penrose: Consistente en un tubo de caucho o de látex de una sola luz y de distintos diámetros. Se coloca al final de las intervenciones quirúrgicas a través de una pequeña incisión a distancia de la herida y fijado a la piel con un punto de seda. Existe una variante que es el de cigarrillo, en el que para ayudar a absorber los líquidos se colocan gasas en su interior.

Se utiliza para control de hemorragias postoperatorias, para drenar exudados de cavidades (peritonitis, abscesos pancreáticos o hepáticos etc.).

De Kher: Consistente en un tubo de silicona en forma de T. Los extremos cortos se colocan en el colédoco y conducto hepático y el largo, hacia el exterior de la pared abdominal, teniendo en su extremo una bolsa cerrada y estéril que se colocará a un nivel más bajo que el paciente.

Se utiliza en colecistectomías, para asegurar el paso de la bilis al colédoco y disminuir la presión en su interior, asegurando la salida de las secreciones al duodeno o al exterior.

De tejadillo: Consistente en una lámina de plástico flexible y con irregularidades en su superficie que se utiliza en el tratamiento de heridas contaminadas, para que no cierren con la infección en su interior y lo hagan por segunda intención, cuando ésta ya se haya resuelto.

Drenajes por aspiración: Drenan los exudados por aspiración, mediante un sistema de vacío que mantiene una presión negativa continua.

El más característico es:

De Redón: Consistente en un tubo de material plástico, flexible y con unos agujeros o hendiduras en el extremo que se coloca en el lugar que se quiere drenar. El otro extremo se adapta herméticamente a un recipiente estéril y con vacío (la presión en su interior es menor a la atmosférica) para producir una aspiración continua.

Se utiliza en cirugía para evacuar hematomas.

Existe una variedad que son los drenajes conectados a un sistema de vacío central y eléctrico que permite graduar la presión negativa. Se utilizan en drenajes torácicos.

Según el circuito de drenaje:

Drenajes cerrados: El tubo proximal se aboca a un recipiente estéril, con o sin vacío u aspiración. Siempre se mantiene estéril.

Drenajes abiertos: En los que el drenaje se aboca a la misma piel, sobre gasas o compresas. Sólo se utiliza en el drenaje de heridas contaminadas.

Cuidados específicos de los drenajes.

El auxiliar debe realizar los siguientes cuidados específicos, durante la manipulación de los drenajes.

Mientras el drenaje esté colocado:

Comprobar la permeabilidad.

Control del punto de anclaje, para que no pueda arrancarse.

Realizar la cura del anclaje, independientemente de la cura de la herida quirúrgica, con técnica aséptica y cambio del apósito.

No elevar el sistema colector por encima de la herida, para evitar reflujos.

Control de los productos resultantes del drenaje: color, cantidad, aspecto, etc.

Cualquier cambio hay que comunicarlo al médico o a la enfermera.

Cambio del aparato colector según prescripción médica, comprobando el sistema de aspiración y de vacío, periódicamente.

Al retirar el drenaje:

Los drenajes simples, no se retiran de una vez, sino que se va extrayendo unos 2 o 3 cm. , al día, con lo que se consigue que se vaya cerrando el espacio que ocupaba y no fistulice.

Los de Kher, se retiran después de comprobar que las vías biliares tengan un buen funcionamiento.

Los de Redón en cambio se retiran de una sola vez, sin desconectar la aspiración, para que los líquidos no retrocedan.

La manipulación ha de ser estéril.

 Técnicas de deambulación y de traslados

Deambulación

Cuando hablamos de deambulación, ponemos en el enfermo capacidad y un elevado grado de autonomía para la misma, por tanto nuestra actividad se centrará en la explicación del uso del material auxiliar( andadores, bastones…) y en el acompañamiento en los primeros momentos, con la finalidad de comprobar ese grado de autonomía y capacidad para la deambulación de nuestro paciente.

Traslados

No ocurre lo mismo en el caso del traslado, pues implica movimientos de pacientes de unas zonas a otras del centro, unidad e incluso de la cama, existiendo al tiempo incapacidad o grados de limitación importantes del paciente para hacerlo.

Adquiere especial importancia cuando nos enfrentamos con enfermos encamados, caso para el cual recogemos las siguientes técnicas:

Debemos conocer el estado del paciente, sus posibilidades o no de colaboración y las instrucciones del plan de cuidados.

Si colabora, es posible que una sola persona pueda trasladarlo o moverlo, aunque siempre conviene hacerse acompañar de algún celador del centro.

 Colocarse a un lado de la cama, frente al enfermo y a la altura de su cadera.

 Pedir al paciente que:

 Se agarre a la cabecera de la cama.

 Flexione las rodillas y apoye la planta de los pies en la cama.

Sujetar al paciente por debajo de los hombros y caderas

Pedirle que intente moverse apoyándose en sus brazos e impulsándose con los pies, momento en el cual se le empujará con nuestros brazos.

Un paciente en condiciones no muy precarias podría hacerlo sin apoyo físico.

Si no colabora, es preciso que la/el auxiliar se haga acompañar de dos celadores, e incluso que requiera la presencia del A.T.S/D.U.E, para realizar el traslado, movimiento del paciente.

En estos casos, la movilización del paciente, debe tener como premisa la seguridad del paciente y la salud de los obrantes.

 Dos celadores sujetan por caderas y hombros al paciente, lo levantan y lo desplazan, previamente se han retirado los obstáculos( almohadas, ropa..).

Igual que en el caso anterior, pero una persona sujeta la parte superior( hombros, tórax) como si le abrazara y la otra la inferior, los dos en el mismo lado. Levantan y mueven.

Una sábana doblada varias veces (entremetida) y que cubre al enfermo desde los hombros a los glúteos, hace las veces de tabla, permitiendo levantarle y moverle. Es preciso colocar de nuevo dicha sábana, evitando arrugas.



Mil besos de Maria

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar