Infección urinaria

Las infecciones urinarias representan la enfermedad mas frecuente del aparato urinario y de todo el organismo después de las infecciones respiratorias. En España representan el 10% de las consultas del médico general y el 40% de las consultas del urólogo¿QUE ES?


La infección de orina está provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario. Puede producirse por dos vías diferentes: por el extremo inferior de las vías urinarias o uretra, que es el caso más frecuente; o bien a través del flujo sanguíneo, en cuyo caso la infección afecta directamente a los riñones.
Las infecciones de las vías urinarias más habituales son las producidas por bacterias, aunque también pueden presentarse a causa de virus, hongos o parásitos. De muchas de ellas es responsable la bacteria llamada Escherichia coli, que normalmente vive en el intestino. Infección de orina o del tracto urinario son expresiones que engloban diferentes enfermedades infecciosas (producidas por un microorganismo o germen) y que afectan a cualquier parte del sistema urinario (riñón, uréteres, vejiga urinaria o uretra).

PERSONAS QUE LA PADECEN

Cualquier anormalidad que provoque una obstrucción del flujo de orina (piedras en el riñón, estructuras anómalas...) puede inducir a una infección urinaria. Una próstata dilatada también puede frenar el flujo de orina, por lo que incrementa el riesgo de infección. Las personas sometidas a exámenes mediante tubos o catéteres o que necesitan sondas pueden desarrollar más fácilmente infecciones procedentes de dichos instrumentos. Los mayores se ven afectados por este tipo de infecciones con mayor frecuencia, así como las que sufren una disminución del sistema nervioso, que les impide controlar la vejiga a voluntad. Por otra parte, cualquier desorden que produzca una supresión en el sistema inmune incrementa el riesgo de sufrir una infección urinaria, ya que este sistema es el encargado de mantener a raya los microorganismos patógenos responsables de las infecciones. También se dan en bebés nacidos con alguna deformación del tracto urinario, que a menudo han de ser corregidos mediante cirugía.

DONDE SE PUEDE LOCALIZAR LA INFECCION

Después de evidenciar una bacteriuria significativa es necesario identificar la localización anatómica de dicha infección utilizando los síntomas clínicos y las exploraciones complementarias
CISTITIS: Llamamos cistitis a una infección urinaria que afecta a la vejiga y que se define por un cuadro clínico de dolor o escozor miccional, frecuencia miccional muy aumentada y escasa (polaquiuria), sensación permanente de deseo miccional (tenesmo) y a veces orina sanguinolenta (hematuria). Siempre tendremos presencia de fiebre
PROSTATITIS AGUDA: Se puede realizar un tacto rectal como ayuda al diagnóstico
PIELONEFRITIS AGUDA: Es cuando se afecta el riñon y se manifiesta con un cuadro clínico de fiebre, escalofríos, dolor lumbar, malestar

SINTOMAS GENERALES

• Necesidad urgente y frecuente de orinar.
• Picazón o quemazón en la uretra al orinar.
• Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
• Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
• Color turbio, lechoso (espeso) o anormal de la orina.
• Aparición de sangre en la orina.
• Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).
• Vómitos y náuseas.
• Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).
• A menudo, las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y muchos hombres sienten una dilatación del recto.
• Estar más irritable de lo normal. Estos síntomas pueden confundirse con otros trastornos; además,en el caso de niños o de pacientes con demenciase se agrava ya que estos enfermos encuentran ante la dificultad de no saber expresar qué les pasa. No obstante, si que se pueden manifestar los siguientes indicios:
o - Estar más irritable de lo normal.
o - No comer como lo hace normalmente.
o - Tener fiebre sin motivo aparente que además no acaba de desaparecer.
o - No poder aguantarse la orina.
o - Sufrir alteraciones en su desarrollo.
o - Estar más irritable de lo normal.
• No comer como lo hace normalmente.
• Tener fiebre sin motivo aparente que además no acaba de desaparecer.
• No poder aguantarse la orina.
• Sufrir alteraciones en su desarrollo.

DIAGNOSTICO

Diagnóstico: Las pruebas y análisis que tendrán que realizarse al paciente dependerán de la zona donde se presume que radica la infección y de los síntomas que éste padezca. Algunas de las pruebas más generales son las siguientes:
• Examen físico: El médico palpa la zona abdominal y pélvica del paciente para detectar los lugares con dolor o con enrojecimiento.
• Análisis de orina: Con una muestra de orina del paciente se examina si ésta contiene algún agente infeccioso (germen nocivo).
• Cultivos de orina: Se siembra una gota de algunos de estos líquidos en una placa con nutrientes para bacterias y, después de transcurridas varias horas para que éstas crezcan, se determina qué tipo de bacteria es la causante de la infección y qué antibióticos pueden resultar efectivos (antibiograma). Se exige que en el cultivo haya bacteriuria significativa, o lo que es lo mismo:
Crecimiento de mas de 100.000 ufccc (unidades formadoras de colonias por centímetro cúbico) en un paciente sintomático o no.
El crecimiento de 100 ufccc de E. Coli en mujeres con síntomas
El crecimiento de mas de 1000 ufccc en un varón sintomático
Cualquier crecimiento de gérmenes obtenida por punción suprapúbica
El crecimiento de 100 ufccc en pacientes con soda vesical
• Citoscopia: Consiste en introducir por la uretra un tubo provisto de lentes y luz para observar directamente el estado de la uretra y la vejiga urinaria.
• Ecografía abdominal: Es un estudio indoloro del abdomen que se realiza mediante ultrasonidos que forman una imagen en un monitor.
• Urografía: Es una radiografía del riñón, para la cual hay que inyectar previamente una sustancia que creará un contraste y el riñón podrá ser observado con facilidad.

TRATAMIENTO

Las infecciones del aparato urinario se tratan con antibióticos, si están causadas por bacterias, o con antivirales (como el aciclovir) si están causadas por virus. Para administrar eficazmente uno y otro tipo de fármaco, el médico especialista tiene la posibilidad de realizar una prueba de sensibilidad o antibiograma, que le ayuda a elegir el más efectivo contra el tipo de microorganismo que está produciendo la infección. Los antibióticos más usados son el trimetoprim, la amoxicilina y la ampicilina. También una clase de fármacos llamados quinolonas han sido aprobados en los últimos años para el tratamiento de las infecciones del tracto urinario, como son la ofloxacina, ciprofloxacina y trovafloxina.
Antes de iniciarse el tratamiento con antibióticos, el médico determina si el paciente padece algún trastorno que pueda agravar la infección, como una alteración de la actividad nerviosa, una diabetes o una disminución de las defensas del organismo que pueda reducir la capacidad de éste último de combatir la infección. En pacientes que sufren infecciones por Chlamydia o Micoplasma se hace necesario un tratamiento más largo con tetraciclina o una combinación de trimetoprim y sulfametoxazol. Un análisis posterior ayuda a confirmar que el tracto urinario está libre de gérmenes. Los pacientes con infecciones de riñón graves tienen que ser hospitalizados hasta que puedan tomar fluidos y fármacos por su cuenta.
Los médicos opinan que beber grandes cantidades de agua ayuda a limpiar el tracto urinario de bacterias y que es mejor dejar de fumar (el tabaco es el principal causante del cáncer de vejiga) y de tomar café, alcohol y comidas con especias mientras la infección se mantenga. Si la infección se debe a una obstrucción física de la orina (a una piedra, por ejemplo), puede ser necesaria la cirugía para eliminar aquello que produce la obstrucción o corregir una posible anomalía física como podrían ser una útero y una vejiga caídos. La litotricia extracorpórea puede desintegrar la piedra mediante ondas de choque producidas mediante un aparato llamado litotritor. También puede eliminarse una piedra del riñón mediante la nefrolitotomía percutánea, que consiste en una pequeña incisión en la espalda para crear un túnel directo al riñón por donde se introduce un instrumento llamado nefroscopio, que sirve para localizar y extraer el cálculo. Para aliviar los síntomas que producen las infecciones del tracto urinario urgencia urinaria, dolor al orinar, espasmos...) se utilizan diferentes tipos de fármacos como la atropina y la fenazopiridina

PREVENCION

Para prevenir una infección urinaria es útil:
- Una adecuada higiene genital. Se debe limpiar de delante hacia atrás para evitar arrastrar bacterias hacia la vía urinaria. Debe evitarse la acumulación de secreciones en los pliegues del pene, sobre todo en los niños con fimosis.
- Use jabones neutros. Cuidado con los productos de higiene personal que puedan causar irritación, y exacerbar los síntomas de ardor.
- No usar ropas ajustadas, utilizando preferentemente ropa interior de algodón.
- Profilaxis antibiótica post-coital en mujeres susceptibles. Tambien orinar antes y despues de las relaciones sexuales.
- Profilaxis antibiótica en pacientes con alteraciones en las vías urinarias.
- Evitar uso prolongado de catéteres urinarios
- Tomar jugo de arándano o utilizar tabletas de arándanos, pero NO si se tienen antecedentes personales o familiares de cálculos renales. Parece ser que Los derivados de estas plantas pueden actuar sobre la agresividad bacteriana, disminuyendo la adhesividad de la E. Coli al urotelio y limitando su capacidad de penetración al corion.
- Beber mucho líquido

Desde España mil besos de Maria

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar