Un poema que marcó mi vida

ESPAÑA

No hagas caso de lamentos
ni de falsas emociones
las mejores devociones
son los grandes pensamientos
y puesto que por momentos
el mal que te hirió se agrava
resurge indómita y brava
y antes de hundirte cobarde
estalla en pedazos y arde
PRIMERO MUERTA QUE ESCLAVA

Federico García Lorca

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar