Basta de estudios....los adultos mayores necesitamos soluciones.

adultos_mayores_de_chile.jpg

Publicado hoy 08 de Junio, en el diario CRONICA CHILLAN, Sección Correo al Director:

De acuerdo al reciente estudio realizado por la Asociación de Municipalidades de Chile, AMUCH, en relación a las carencias y calidad de vida de los adultos mayores, publicado ampliamente por CRONICA CHILLAN en su edición del domingo 05 de Junio pasado; y donde se concluye que faltan políticas públicas que posibiliten mayores recursos para los municipios, aseguren una mejor atención en salud, contratación de geriatras, mantener mayor stock de medicamentos, y mejorar las exiguas pensiones que perciben los pensionados, y otros puntos señalados por dirigentes locales

(Leer más)

Deseos

6-_deseos.jpg

El deseo, mismo siendo algo propio de cada persona, es y será siempre un deseo, un sentimiento cuyo concepto “ad aeternum” sirve para generar una ansiedad placentera.

La ambición frívola del propio deseo es quien lo torna perpetuo, ya que éste nunca se da por satisfecho, pues una vez que él ha cumplido su objetivo y ve aplacado su anhelo de cumplir una voluntad o saciar un gusto que sea, luego uno advierte que él resurge como ave “Fénix” gobernando otro objetivo deseado y así “ad infinitum”.

Claro que las motivaciones del deseo suelen ser muy variadas. En ocasiones, ese

(Leer más)

Ceguera

5-_ceguera.jpg

 

 

Ella imaginó estar viviendo ese tipo de amor peregrino que sólo le sucede ciertamente a alguien una vez en la vida. Era un sentimiento tan maravilloso, que cuando ella miraba a esa otra persona se le sacudía el alma, y en el instante que él tomaba sus manos entre las suyas todo lo demás perdía importancia y conciencia, al punto que cuando la besaba sentía que quería quedarse allí, quietita, toda la vida.  

¿Todo eso por qué? Acaso porque ella sobrevivía en la indiferencia y llenaba la soledad de su vida con otras soledades que tenían por pretensión entretenerla a

(Leer más)

Expiración

1464866923855-4-_expiraci_n.jpg

Necesitamos estar preparados para el día que caiga la cortina del último acto. Es imperioso decirlo, y más aún reconocerlo. Infaliblemente, cuando esa umbrosa andanza nos alcance, nada llevaremos para esa emigración eterna destinada hacia el más allá de la vaporosa línea que separa el horizonte del reino celestial.

Todo personaje mundanal anda descalzo por la vida en un mundo que pasa sin interrupciones pero con prisa. Y mismo así, al partir, todos dejaremos detrás los perdones que no pedimos, los amores que no vivimos, los sueños no realizados y nos iremos con lo puesto.

Retóricamente, en ese último viaje

(Leer más)

Tic-Tac

1464781992624-3-_Tic-tac.jpg

Lo común es convenir que tenemos tiempo para todo, mismo que por veces ese lapso de vida no nos alcance para nada, aunque millones de artilugios ingeniosos inventados por el hombre se dediquen a medir y estimar el tiempo con exactitud extremada.

Claro que el tiempo es de por sí una dimensión física en la cual es posible medir la duración o separación de los más diversos hechos y acontecimientos, sujetos a cambios y variaciones, de los sistemas sujetos a observación. Lo que, dicho en mondas palabras, no es más que un periodo que transcurre entre el estado del sistema

(Leer más)

Rayos y Saetas

1464610832571-2-_rayos_y_saetas.jpg

Tan pronto rebasan las fastidiosas nubes plúmbeas de la atmósfera, es posible percibir de repente la luz refulgente de los rayos a zigzaguear serpenteantes por los cielos como víboras venidas del Edén.

Desgajan incontinenti como si de hoja de papel estraza se tratase, la gaza de un denso cielo velado y llorón, para luego alcanzar vertiginosamente su destino antes que mil trompetas aladas festejen su llegada con un rugido del infierno. Entonces el estruendo nos sacudirá de la cabeza a los pies.  

Diferente a la rimbombante actitud de estos, a partir una lejana estrella del firmamento, tenemos la objetividad de

(Leer más)

Metamorfosis

1-_metamorfose.jpeg

Reinan entre mortales los amores perfectos que duran una eternidad. Otros, no tan sublimes, triunfan y palpitan tan solamente lo que dura un lirio. Ninguno de ellos suele ser infinito, no obstante en medio a estos extremos de los afectos habite el “amor de mariposa”.

No hablo de la noctámbula y luminiscente luciérnaga celosa sino de la otra, la de mil colores, la que del capullo de un corazón humano, luego de nutrirse del plasma de la ilusión y los ensueños del alma del seducido, en un soplo trueca espontáneamente su silueta para convertirse en una pequeña palomilla que hace

(Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar